miércoles, 9 de marzo de 2011

La experiencia radial en San Antonio


En nuestra ciudad el club de radioaficionados “Hugo Roa Santander” cuenta con 18 integrantes aficionados a la electrónica y a la radio.
El club adoptó el nombre de Hugo Roa, en recuerdo de quien fuera uno de sus principales integrantes y que fue el guía para que muchos de los miembros de iniciasen en esta actividad.
Eleazar Soto Faúndez, explicó a El Líder que “somos el único club activo y legalmente conformado de la provincia. Nos regimos por el reglamento de la Subsecretaría de Telecomunicaciones para transmitir en la banda de los 144.000 a 148.000 MGHZ. Hace 3 años estamos trabajando con la Onemi y nos mantenemos en permanente contacto con las entidades de emergencia de la provincia como la Red de Emergencia Municipal (Remsa), además de Ejército, Carabineros, Bomberos y Hospital”.
Enfatizó que “somos una entidad sin fines de lucro que estamos dispuestos a entregar nuestra ayuda desinteresada a la autoridad. No somos entes oficiales, no nos mandamos solos; somos muy estrictos en ese sentido y hacemos respetar los códigos que nos entregan”.
¿Qué actividades realizan?
Bueno, somos un club antes que nada y como tal nos reunimos entre los integrantes (18) y realizamos capacitaciones para ir mejorando en temas como construcción de antenas, manejo de los equipos, etc. Además, compartimos experiencias.
¿Quiénes se pueden integrar?
Cualquier persona que se sienta cercana al tema, desde los 15 años de edad.

Trabajo posterremoto

Tras el terremoto, tuvieron mucha actividad…
Exactamente. Nos coordinamos con los organismos de emergencia y medios de comunicación locales. Nos instalamos en la radio Chilena y estuvimos generando contactos con otros colegas que estaban en la zona más afectada. Además, recibimos muchas peticiones de vecinos que querían saber del estado de sus familiares. No tenían cómo comunicarse y nosotros les prestamos ayuda.
Onemi nos llamó y nos pidió que colaboráramos con la labor de dar tranquilidad a la comunidad. Estábamos alerta por el tema del tsunami, pero más que todo, ayudar a la calma.
¿Ustedes se enteraron de inmediato de la magnitud de la tragedia?
Sí, tuvimos contactos con colegas del sur que lograron transmitir de inmediato. Hubo otros a los que se les cayeron las antenas y las casas. Supimos lo que estaba pasando y lo que sucedió en Constitución.
¿Qué fue lo más difícil del momento?
Aparte de reiterar los llamados a la calma de la población, lo complicado fue contar con los recursos adecuados para hacer nuestra labor. Fue difícil conseguir energía para recargar las baterías; además que se nos hicieron pocas. Agradezco la colaboración de las empresas Merco Tank y Vicmar que en ese momento nos prestaron baterías.

Las conclusiones

Lo terrible del terremoto sirvió para poner a prueba la capacidad de reacción de estos radioaficionados. Fue el momento propicio para sacar conclusiones que permitan en un futuro actuar de la mejor manera.
Soto indica que hay varios aspectos que se han mejorado, lo que es muy valioso. “Dentro de las conclusiones más importante está la necesidad de trabajar estrechamente con la Defensa Civil, con los boys scouts de la comuna, para de esa manera hacer llegar a los vecinos los mensajes que nos transmiten. Por lo mismo, pretendemos aumentar la difusión con las radios comunitarias locales para propagar la información”.
“Seguiremos perfeccionándonos para optimizar nuestros procedimientos ante otras emergencias como incendios forestales o temporales de lluvia en invierno. Se hace necesaria la capacitación constante de entidades como el personal municipal de la provincia, los integrantes de la red Victor y los integrantes de la Uncosan que están en contacto con nosotros. La idea es que los dirigentes de cada barrios se acerquen a los radioaficionados y se enteren de la información para darla a conocer efectivamente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog