miércoles, 9 de marzo de 2011

Aprender a vivir en comunidad


Con poco espacio, paredes delgadas, baños y lavaderos comunitarios, los vecinos debieron aprender a vivir en grupo.
Dejaron de lado la intimidad de sus hogares para sobreponerse y volver a empezar. Talvez ha sido lo más difícil.
Sergio Cristi señala que estos conjuntos habitacionales son campamentos lisa y llanamente; ¿Aldeas de convivencia? “No, estos son campamentos y nada más. El otro nombre se le pusieron para que suene más bonito, pero nada más”, cuenta.
Cristo y su familia habitaba un departamento en el quinto puso de la torre 1115. “Mi familia vivió el terremoto atrapada en el departamento. Después que pasó el movimiento y unos vecinos rompieron la puerta y pudieron salir. Si no hubieran muerto. Dentro en el departamento se destruyó todo, eso hizo que se trancaran más las puertas. La situación fue terrible”.
¿Cuánto tiempo estuvo en carpa?
Junto a 7 familias estuvimos acampando 4 meses. Durante ese tiempo hicimos una olla común, recibimos ayuda de diversas entidades -más de fuera que de San Antonio-, pero pasamos de todo, hambre, frío, miedo. Hubo momentos de tristeza. Los niños lloraron mucho cuando demolieron los edificios.
¿Qué viene ahora?
Se dice que en marzo se realizarán trabajos, pero vemos que las fechas no se están cumpliendo. Estamos próximos a cumplir un año del terremoto y seguimos viviendo en mediaguas. Hemos respondido con todos los procesos, quitamos la demanda que habíamos interpuesto ante el Serviu, firmamos el acuerdo y estamos a la espera de ver los movimientos de construcción.
¿Son muchos los problemas?
Lo que se generan por estar tan cerca unos de otros. Ahora tenemos el problema de las pulgas e insectos, hay plagas. Esto es complicado, pero nos las arreglamos de alguna manera. Es deprimente vivir en estos campamentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog