jueves, 8 de octubre de 2009

Luis Manríquez Reyes: “Hay que reconocer la importancia del funcionario público de carrera”

En su libro “Tiempo, personajes y circunstancias”, este vecino de Santo Domingo repasa su vida en el servicio público en importantes pasajes de la historia de nuestro país

Tener la oportunidad de ser parte de la historia de Chile, compartir y trabajar con Presidentes de la República y ser partícipe de decisiones fundamentales en la administración del país, no son aspectos que se puedan dejar pasar por alto.

Y así lo tomó desde muy temprano Luis Manríquez Reyes, vecino de Santo Domingo y que tras toda una vida de trabajo en el servicio público, rinde un homenaje al trabajador que es un eslabón más de la amplia cadena de la administración que hace funcionar este país.

Hoy en la tranquilidad de su hogar comparte sus aficiones por la pintura y el tallado en manera, de cuyo afán nacen trabajos que son motivo de orgullo para él y su familia, que les permiten contemplar la vida con otros ojos y con la tranquilidad de haber un cumplido un trabajo lleno de satisfacciones.

Es lo que rescata Luis Manríquez en su libro “Tiempo, personajes y circunstancias, crónicas de una vida en el servicio público 1948-2008”.

En las páginas de su texto repasa anécdotas en su labor de dirigente del Partido Conservador, instancia en la que tuvo oportunidad de compartir de cerca con el Presidente Jorge Alessandri y conocerlo en su personalidad, en su forma de trabajar y en la relación con los demás.

Asimismo fue testigo del devenir del país en las administraciones de Eduardo Frei Montalvo y de Salvador Allende Gossens, hasta retomar protagonismo en el gobierno de Augusto Pinochet Ugarte, donde fue nombrado alcalde de Ñuñoa (1976-1979) pasando por variadas e importantes labores que concretaron más de medio siglo de servicio público.

En el año 2000 asumió la administración municipal de Santo Domingo, donde cumplió una amplia labor en la gestión del alcalde Fernando Rodríguez Vicuña.

Homenaje

Ud. describe este libro como un homenaje al servidor público…

Escribí este libro como una expresión de una vida prolongada, no con un afán vanidoso, y sí, es un homenaje al funcionario público de carrera, que desarrolla una labor trascendental en la administración y que no fue ni ha sido reconocida en todo lo que realmente vale.

¿Hasta el día de hoy?

Así es, las personas tienen a subvalorar la labor que realizan los funcionarios públicos. Siempre he dicho que este trabajador es como el soldado desconocido, cumplen un rol valioso, quizás más que los ejecutivos, pero suelen estar en segundo plano y por lo mismo, no se les aprecia. No son valorados y se les subestima.

¿Ud. ha realizado toda su vida en el servicio público, qué es lo que se necesita para servir realmente?

El funcionario público debe ante todo servir a los demás. Pongo como ejemplo que un gran abogado o un gran arquitecto podrán ser muy brillantes, pero ante todo se sirven a sí mismo y con un fin comercial. En cambio la persona que trabaja en la administración pública –sea cual sea la repartición, ministerial, municipal, etc.- tiene la responsabilidad de trabajar para la comunidad con eficiencia.

¿Quizás queda más en la conciencia de las personas aquel funcionario que no es eficiente ni responsable?

Puede ser, no voy a decir que en la administración pública no hay casos que se salgan de la norma, pero la generalidad es que se ha asentado en la opinión la idea de que el funcionario público no es eficiente, pero es una injusticia monstruosa, Hace poco leí sobre una encuesta en que se señalaba que el 76% de los funcionarios municipales no son profesionales, pero no se hace mención a que muchos de ellos tienen una experiencia invaluable que no tienen los profesionales que se incorporan a última hora a la administración pública.

¿Hoy en día se critica mucho la participación política de los funcionarios públicos?

Siempre he sido de la idea de que los funcionarios públicos no deben inmiscuirse en política. Pueden pertenecer a partidos si ese es su deseo, pero esa filiación no debe incidir en el trabajo que realizan. Con todo, confío en la administración pública chilena, tengo certeza de su eficiencia y en el trabajo por el bien común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog