jueves, 8 de octubre de 2009

Cuando el agua cobra su real importancia


Dos realidades conviven cerca de nosotros


Para la señora Griselda cuidar el agua es una tema de diaria preocupación, no puede permitirse el lujo de desperdiciar el elemento puesto que en su domicilio de Aguas Buenas no cuenta con este imprescindible servicio.

En tanto, Rosa Salamanca puede desde esta semana disfrutar de la facilidad de disponer de agua a cada hora y todos los días en su hogar de Villa El Sol.

Se trata de dos realidades que se dan en San Antonio y que demuestran que en pleno siglo XXI existen localidades que aún no cuenta con el servicio básico de agua potable.

Para muchos de nosotros el tema pasa desapercibido por cuanto es imposible pensar en la actividad diaria sin agua. Haga una idea de las funciones básicas a realizan con el líquido elemento como es común llamarlo: aseo personal, lavado de ropa, comida, bebida, etc.

Ahora imagínese depender de un camión aljibe que pase cada cierto tiempo a llenar unos estanques en su casa. Que no pueda ducharse cuando quiera o que muchas veces el agua no cuente con las condiciones de potabilidad que se requieran.

Pues bien, ese es el panorama de muchas familias sanantoninas.

Solución al fin

Esta semana 26 familias de la Villa El Sol por fin cuentan con agua potable en sus hogares, lo que les da la independencia del aljibe y les permite vivir sin el miedo a quedarse sin suministro.

Como informáramos en nuestro diario, cada día lasfamilias de Villa El Sol se levantaban temprano con un balde para que un camión aljibe les proveyera agua potable. Incluso, vecinos relatan que algunas veces el camión simplemente no llegaba. Nueve años debieron aguardar por que, por fin, el vital elemento sea instalado ensus casas.

Durante la jornada de ayer se instalaron las cañerías en todas las casas de calle Las Flores.

“Estamos muy felices, fueron años de esfuerzo” relató Carolina Cuadra, una de las vecinas que desde esta semana posee un lavamanos desde donde sí sale agua.

El presidente del comité de agua potable y alcantarillado, Pedro Ríos, contó que el trabajo para conseguir las instalaciones sanitarias fue en conjunto con el municipio. Además cuenta que también se les instaló un medidor de agua. En alrededor de tres meses les llegará la primera cuenta.

Otro punto que aclara el dirigente es que esto se logró con el esfuerzo de los vecinos ya que cada cual deberá pagar 200 mil pesos por cada instalación. Este valor se les será descontado en cuotas dentro de la misma boleta del agua.

Por su parte, el concejal Danilo Rojas explicó que aquí se trabajó directamente con Esval, Empresa Sanitaria de Valparaíso, para acelerar el proceso. Desde la primera reunión se resolvió el problema en ocho meses. Todo un récord.

El costo del proyecto fue de 241 millones de pesos. La nueva meta que se impusieron los vecinos de Villa El Sol es poseer alcantarillado en las casas del sector.

Hasta el momento deben utilizar pozos sépticos. “Queremos mejorar nuestra calidad de vida. Además ya no queda dónde hacer más baños de pozo” manifestó Ríos.

Alegría

Rosa Salamanca contó que “claro que es un avance importante, imagínese que había días que no teníamos agua y el camión que la traía no podía llegar hasta aquí por las malas condiciones del camino. En invierno debíamos prepararnos para recoger agua de lluvia y así poder hacer frente a las cosas básicas del hogar”.

Ella después de años en el lugar se acostumbró a esta situación. “Lavábamos la ropa una vez a la semana nomás. Es que guardábamos el agua para lo más necesario como cocinar, lavar la loza y el baño de los niños. Aquí tratamos de no ensuciarnos para no tener que lavar la ropa, cuando falta el agua se complica la situación”.

¿Y ahora?

Ahora es otra cosa, el agua está a disposición. Sólo falta hacer las conexiones para el interior de la casa y estaríamos listos. Pero se nota el cambio.

Esa es la misma experiencia que tiene la vecina Ilia Carrasco, quien valoró el importante avance de tener agua potable en su casa. “Ahora está bien bueno. A veces estábamos hasta 15 días sin agua, era un verdadero problema porque no sabes qué hacer teníamos que salir por ahí a pedir agua. Y como sabían de dónde veníamos y el problema que sufríamos, nos daban sin problemas”, señala.

¿Es tan importante el cambio?

Si poh, si el agua es más importante que la luz. No ve que si uno no tiene luz pone una vela y asunto arreglado, pero si falta agua ¿qué hace? Ahora nos olvidamos de eso.

Habrá que cuidar el agua…

Sí, ahora hay que cuidarla igual. No porque la tengamos aquí uno la va a desperdiciar. Además hay que pagarla y si más se desperdicia más caro sale. Ojalá que los vecinos cuiden el agua por el bien de todo.

¿Qué les faltaría ahora?

Bueno, la conexión a las casas y el alcantarillado. Pero ya está hablado con las autoridades y se nos dijo que pronto habrá soluciones. Ah y también un arreglo a la calle. Ahora se puede andar, pero viera usted como es la cosa en invierno, llegamos con los zapatos llenos de barros. Ni los autos pueden subir para acá.

Una opinión similar dio Carolina Arévalo, a quien justamente encontramos en su casa lavando ropa. “Ahora no hay problema, lavamos más seguido y los niños pueden tener su ropa limpia para ir al colegio. Tengo dos hijos, uno de 14 y otro de 11, ellos ahora están contentos porque tienen agua en la casa, no como antes que teníamos que estarnos midiendo”.

Indicó también que las cosas no siempre fueron fáciles. “A veces los municipales estaban en paro y nos advertían que en eso días no iban a venir para acá, entonces teníamos que prepararnos de alguna manera. Ahora podemos decir con orgullo que tenemos agua”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog