martes, 13 de octubre de 2009

Carlos Fuentes: "Pinochet fue democrático"


“El plebiscito del 88 se perdió, pero hay que dejar en claro que fue el mismo Presidente Pinochet quien convocó a esta situación. El se había comprometido a aceptar lo que el pueblo decidiera y cumplió su palabra”.

Así lo indicó Carlos Fuentes, sanantonino que se la jugó por la opción Si y que al final de aquel día aceptó –no sin dolor- la votación de sus conciudadanos. “Por ahí se habló mucho de que Pinochet era un dictador, pero con ese plebiscito quedó descartado eso, porque si hubiera sido un dictador no entrega el poder. Fue un gobierno militar fuerte; eso a no dudarlo, pero se cumplió con el camino que se había trazado para entregar el poder al pueblo”, aseveró.

“En San Antonio vimos que la comunidad se volvió a dividir. Volvimos al pasado. Si eras del Sí, no podías ver a los del No y viceversa. Eso sucedía hasta en las familias. Recuerdo que los del Sí tenían propaganda en Centenario, se ponían con una camioneta. Los de la oposición de entonces estaban más escondidos, hicieron un buen trabajo y les rindió frutos”.

¿Había que reconocer el triunfo del No, entones?

Pero evidentemente, si se trabaja de una actividad democrática. Fíjate que siendo una persona que apoyé el gobierno militar, acepté la determinación. Me encontraba en mi casa viendo la tele y escuchando la radio y me daba cuenta que el No ganaba y Alberto Cardemil decía otra cosa por televisión.

¿Por qué cree que se dio esa situación?

No los sé. No sé que pasó por la cabeza de Cardemil en esos momentos. Al principio se daban los resultados de las mesas de Vitacura, Las Condes, Providencia, la Antártica y obviamente el Sí ganaba, pero al escuchar la radio Chilena Genaroo Arriagada, vocero de la oposición, tenía sus propias cuentas. Y era otro el panorama.

¿Qué le llamó la atención del proceso?

Que la gente estaba tranquila. Voté en la escuela 1 y todo estuvo bien. Yo había sufrido un accidente, por lo que el resto del día estuve en mi casa. Recuerdo que las celebraciones no fueron esa misma noche, sino que al día siguiente. Hubo una caravana de automóviles y ahí vi a muchos que yo pensaba que iban a votar por el Sí. No lo podía creer.

¿Fue un buen proceso?

Sí y sabes qué. Me acuerdo de las propagandas que se daban por la TV; sin duda que la del No era mucho mejor… Si hasta el día de hoy me acuerdo de la canción: “Chile… la alegría ya viene”… Era bien pegajosa, ja, ja, ja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog