martes, 11 de enero de 2011

Compromiso serio


“La lección más importante desde la mirada del derecho del trabajo es que en nuestro país no existe un compromiso serio con la seguridad laboral”, pues a pesar de que no contaba con los estándares adecuados de seguridad, la mina San
José estaba autorizada para funcionar y no había sido objeto de fiscalización que le impidiera hacerlo en condiciones inseguras, observa el abogado y docente de la Universidad Andres Bello, Rodolfo Caballero.
El experto en derecho laboral sostiene que esto revela la falta de una modalidad de  fiscalización adecuada de las condiciones de trabajo, que coordine todos los servicios involucrados –Inspección del Trabajo, autoridad minera, mutuales de seguridad, servicios de Salud-, de modo de tener un sistema único con atribuciones suficientes para que se cumplan las exigencias” y que además contemple sanciones importantes ante incumplimientos ya que “pagar una multa por no contar con medidas de seguridad resulta casi siempre mucho más barato que implementarlas”.
El especialista también opina que los tribunales  “tienen que asumir un rol, pues ellos conocen de los juicios por  responsabilidad de los empleadores en accidentes del trabajo y muchas veces no consideran el daño real sufrido por el trabajador y fijan exiguas indemnizaciones, que permiten al empleador hacer el mismo cálculo, es más barato pagar los daños que invertir en seguridad”.
Finalmente, estima necesario revisar la protección de los derechos laborales ante la eventual insolvencia del empleador, y en el caso de San José se  pregunta qué ocurrirá con los 33 mineros y el resto de los  trabajadores: “¿En qué patrimonio podrán hacer efectivas sus acreencias?
Si es sólo en el de la mina, ¿qué valor tiene si no puede seguir funcionando? Son los problemas que vendrán ahora”.
 
ESPACIOS PARA PERFECCIONAR

“Este ha sido un suceso lamentable y que, por cierto, preocupa a nuestro gremio. No puedo restarle importancia al accidente, pero quisiera destacar que lo ocurrido en la mina San José es inusual en nuestro rubro. En Chile operan 30 empresas de mediano tamaño, que se clasifican de acuerdo a su nivel de producción y cumplen con todos los estándares de seguridad que indica la ley”, señala el presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Alberto Salas, quien añade que de acuerdo a los  antecedentes de Sernageomin y la Superintendencia de Seguridad Social, este rubro tiene la más baja  tasa de accidentabilidad laboral en comparación con transporte, industria, agricultura, construcción, comercio, servicios y electricidad.
Plantea que lo ocurrido “nos lleva a seguir alerta” en el sentido de “reforzar aún más la atención que ponemos sobre las medidas de seguridad que se adoptan en las faenas para evitar cualquier accidente y continuar con nuestra disposición a trabajar en conjunto con quienes corresponda para el análisis de regulaciones y mejoras para el rubro minero”.
“La reglamentación en materia de seguridad no es laxa y la industria minera cumple con los estándares de seguridad”, agrega el presidente de Sonami, quien observa que la competitividad de este sector “nunca estará por sobre la seguridad de nuestros  trabajadores”. Lo anterior -agrega- “no significa desconocer que puedan existir espacios para perfeccionar la legislación y avanzar en medidas que mejoren el ámbito de seguridad de la actividad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog