martes, 11 de enero de 2011

Amplia labor de Coaniquem en la provincia: La ayuda no puede esperar


Llega el verano y el fin de año, dos épocas propicias para que los menores se arriesguen a sufrir una quemadura, por fuegos artificiales o por el sol

 
Actualmente un promedio de 670 pesos mensuales es el aporte que realizan los cooperadores voluntarios de la provincia de San Antonio a la Corporación Nacional de Ayuda al Niño Quemado.
Basta pensar que con esas cifras es muy poco lo que se puede financiar si se considera el alto costo de los tratamientos que reciben los menores que, lamentablemente, han sufrido algún accidente que les haya dejado secuelas en su piel.
Aún así la labor de Coaniquem no cesa durante todo el año; es más, en esta época se intensifica ante la tendencia de grandes y chicos de utilizar fuegos artificiales, lo que está probado que con un mal uso, son potenciales fuentes de riesgo para los niños.
Ahora, si se pueden evitar, tanto mejor.
De ahí la preocupación de Pilar Llugany, jefa regional de la entidad, quien manifestó la necesidad de no cesar en el esfuerzo por brindar todo para que los pequeños salgan adelante sin secuelas en su vida futura de adultos.
“El promedio de dinero que nos dan nuestros socios cooperadores es de 670 pesos  mensuales, cifra muy inferior a lo que se necesita, pues los tratamientos de estos niños son carísimos y no están cubiertos por ningún sistema de salud, pues al ser rehabilitación de piel, se considera cirugía plástica”, señala.
¿Cuántos niños son atendidos por la institución en la provincia de San Antonio?
En la provincia de San Antonio, tenemos en rehabilitación a 81 niños quemados en estos momentos. San Antonio 51, Algarrobo 3, Cartagena  4, El Quisco 11, El Tabo 2, San Esteban 8 y Santo Domingo 2.
¿Cuál es la tendencia de los casos de menores quemados?
El 93 por ciento de los menores se quema antes de los 3 años de edad, y hay que tratarlos, estirarlos y/o injertarlos cada 6 meses, luego cada año; y as, hasta que dejan de crecer, pues la piel quemada o injertada no crece a la misma velocidad que los niños.
La labor de Coaniquem no sólo es brindarles el apoyo médico a los niños y a sus padres…
Exactamente, nosotros los atendemos gratuitamente, tenemos gratuidad en los pasajes para que no falten a sus terapias y tratamientos, escuela intrahospitalaria para que no se atrasen en los estudios, una Casabierta (hotel) para la madre que los acompaña a sus operaciones o tratamientos, etc.
El trabajo no se detiene…
De hecho con el terremoto aumentó en un 11% el número de quemados, pues la gente vivía con mucho frío en las mediaguas, usaba guateros, líquidos más calientes, etc.
Pero ahora, empieza el problema de fuegos artificiales, las parrillas que los niños pasan corriendo y se queman, especialmente si usan parkas. Las chispas de los fuegos de los asados, las cenizas que están calientes por muchas horas y pareciera que están apagadas, las fogatas de los picnic y el sol, que daba día está más fuerte.
En verano las quemaduras por sol, sobretodo en niños, en la zona de las orejas descubiertas, cara, etc. Luego los niños quemados en los pies cuando van de paseo o picnic, y una familia anterior hizo fuego y solamente lo tapó con arena o tierra. Los niños pasan corriendo a pie pelado y se queman terriblemente. Los quemados con las motos en las playas, los papás los suben a andar en moto con puro traje de baño y tocan el tubo de escape caliente con la pierna. Eso ha sido algo recurrente en el último tiempo
Ahora, hay que tener la debida precaución con los árboles de Navidad y los consiguientes alargadores eléctricos. Además de las velas navideñas. Y un largo etc.
¿Aumenta todo el trabajo entonces?
No es que aumente, se mantienen igual, sólo que por diferentes agentes.

Campaña de tarjetas

Como ha sido tradicional en el último tiempo, Coaniquem realiza su campaña de venta de tarjetas navideñas, por medio de las cuales recauda recursos económicos para enfrentar su ayuda.
Pilae Llugany señala que “no ha bajado la costumbre de enviar tarjetas de Navidad. La gente ya se aburrió de que el Viejo Pascuero esté cantando en todas las oficinas a toda hora y ya casi no las abren, por eso se ha vuelto a las tarjetas físicas. Tenemos venta en la calle y unas grandes para empresas, cuadradas  de 16 x 16 cms, que se pueden reimprimir con logo, pie de firma, frases especiales, etc”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog