martes, 11 de enero de 2011

Camioneros como protagonistas


Los choferes de camiones pesados son los que se ven más expuestos a los accidentes fatales.
Sólo basta imaginarse el espacio que necesita un armatoste de 30 toneladas que viaja a más de 90 kilómetros por hora, para detenerse.
El miércoles 17 de diciembre de 1997, el conductor Manuel Quiroz, pereció en un severo accidente.
A las 18.30 horas de ese día, un camión estanque de la empresa Transportes Tiburón de San Antonio, impactó por un costado a otro que descargaba hormigón a un lado de la Autopista del Sol, produciéndose una espectacular explosión que acabó con la vida del chofer.
El trabajador de 34 años tenía su domicilio en el sector de Llo Lleo alto. Según testigos del brutal accidente, la mala señalización y las arriesgadas maniobras del camión que descargaba la mezcla se conjuraron para dar origen al gigantesco accidente que terminó con uno de los vehículos enterrado en una zanja y el otro cruzado en la carretera.

Jornada fatal

El sábado 5 de diciembre de 2009, un accidente que aún se recuerda se produjo en la Autopista del Sol.
Había ido a buscar a sus dos sobrinos a Santiago y cuando volvía a San Antonio encontró una trágica muerte, tras chocar con un camión. El jefe de operaciones de la agencia de aduanas Somarco, Patricio Efraín Zamorano Orozco, de 41 años, conducía en dirección a San Antonio la camioneta Ford Ranger, patente ZL5408,en compañía de sus dos sobrinos Javiera (8) y Marco (7) Zamorano Ortega.
Cerca de las 16 horas, cuando pasaba por el kilómetro 84 de la Autopista del Sol se encontró de frente con un camión que apareció sorpresivamente desde la pista contraria.
Era el transporte tolva Volkswagen, placa VV7489, guiado hacia el oriente por Bernardino Huerta Chamorro, quien por causas que son investigadas perdió el control de la máquina en la curva siguiente al paso Sepultura y cruzó hacia la pista contraria, derribando a su paso la barrera de contención.
Sin tiempo para reaccionar, Zamorano Orozco literalmente se incrustó en su camioneta en la parte posterior del camión y murió instantáneamente en la cabina del móvil.
A raíz de la feroz colisión resultaron además heridos sus dos sobrinos. Javiera fue trasladada grave en ambulancia al hospital Claudio Vicuña y Marco debió ser derivado en helicóptero al hospital Roberto del Río de Santiago, en estado de extrema gravedad.
Nuevamente una mala maniobra desató el lamentable suceso que enlutó a las familias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog