martes, 25 de mayo de 2010

Capitán de corbeta Andrés Araya se siente sanantonino

Cuenta el capitán de corbeta Andrés Araya que tiene una especial conexión en San Antonio pues nació en el hospital Claudio Vicuña de nuestra ciudad.
Aunque posteriormente debió trasladarse con su familia a Santiago, siempre se mantiene ligado al Litoral Central hasta donde venía de vacaciones a la casa de sus abuelos en Algarrobo.
Conoce de cerca a San Antonio y este 21 de mayo tuvo un sabor especial para él, pues representar a la Armada en el lugar donde nació tiene un sentimiento distinto.
“Sí, hay sensaciones especiales –cuenta-, aquí nací, mis padres siempre venían al Litoral Central y por esas cosas de la vida estaban en Algarrobo cuando avisé que iba a nacer, ja,ja. De repente era una irresponsabilidad de mis padres, andar de vacaciones y casi a punto de tener guagua, ja, ja, ja, pero por esas cosas, nací en San Antonio, quizás de ahí vino este gusto por el mar”.
Posteriormente por este marino ha estado en San Antonio más de una vez.
¿Sus abuelos vivían en Algarrobo?
Normalmente veníamos a la onza, recorríamos al Litoral Central y en una oportunidad cuando, ya era más grande, vinimos a la ciudad y conocí el hospital donde nací. Si bien mis padres son de Santiago, yo estoy feliz de haber recibido el llamado del mar desde aquí.
Entonces siempre tiene a San Antonio bien presente…
Ser sanantonino influyó en mi decisión. Hoy regreso en otra etapa de la vida y me gusta ver cómo ha cambiado. Hay una sensación especial, estoy en otro contexto, soy padre de familia, tengo 3 hijos, en el mes del Mar a desfilar, sin duda que fue lindo para mi.
¿Cómo vive Ud. la labor de acercamiento a la comunidad que debe realizar esta unidad?
Tuvimos la oportunidad de palpar el apoyo de la comunidad. Por sus características este buque embarcó mucha carga y personas que iban a ayudar a las zonas afectadas por el sismo. Ayudamos a la comunidad, desde otorgando pan, hasta en lo espiritual. Creo que con la presencia del buque, a todos en cierta forma, se les subió el ánimo. Vimos a Talcahuano muy golpeado, nos bajamos a limpiar calles y conocimos de cerca lo sucedido. En Juan Fernández hay mucho apego con la Valdivia, estuvimos a un mes del terremoto y al llegar, vimos lo que había pasado. Sin duda que fue una experiencia fuerte. Uno va creando lazos con la gente, conocíamos a algunas personas y al volver  unas estaban y otras ya no. Ibamos a ayudar y nos encontramos con esa realidad difícil de aceptar porque hay muchas personas que aún están sufriendo.
¿Qué es lo que viene para la LST Valdivia?
El rol ahora implica un traslado a Valparaíso. Este año ha sido en cierta medida “anormal” por lo que sucedió el 27 de febrero, pero ahora estamos en un periodo de entrenamiento con otros roles que tiene la Valdivia. Empezamos con nuestra labor de transporte anfibio, estaremos entrenando con la Infantería de Marina para aumentar nuestro nivel de capacitación., Eso es lo que “viene por la proa”, como decimos los marinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog