martes, 25 de mayo de 2010

Un guerrero anfibio en San Antonio

Barcaza Valdivia presente en actividades de conmemoración de las Glorias Navales

Un operativo cívico en la escuela Movilizadores Portuarios fue una de las labores de acercamiento a la comunidad local, que el personal de la barcaza LST Valdivia cumplió mientras duró su estadía en San Antonio.
El buque, uno de los más grandes de la Armada nacional –junto al AO Montt- permaneció desde la tarde del miércoles atracado en el sitio 7 del puerto, hasta donde llegó luego de un viaje de 3 horas y media desde Valparaíso donde cumplía sus labores propias.
Fue la primera vez que esta unidad especializada en el combate anfibio –transporta generalmente a los efectivos de la Infantería de Marina- visitó San Antonio, pero tras ella se encuentran múltiples historias que ha vivido desde el año 2000 cuando entró en servicio reglamentario en las fuerzas navales.
La barcaza Valdivia fue construida en 1970 en astilleros estadounidenses, desplaza 8.775 toneladas y tiene una velocidad máxima de 20 nudos. Actualmente está al mando del capitán de navío Alfredo Whittle Pinto.
En la actualidad pertenece al Comando Anfibio y de Transportes Navales, realizando distintas comisiones desde Arica a Puerto Williams, tanto con la Infantería de Marina, las Zonas Navales y actividades de apoyo a la comunidad nacional.

En la tragedia

Esta barcaza fue el primer buque en llegar a la zona de Talcahuano tras el sismo y posterior tsunami que afectó a la ciudad.
Al llegar se encontró con la devastación provocada por la fuerza de la naturaleza y de inmediato se puso a disposición de las autoridades navales para ir en ayuda de la comunidad.
Así lo detalló a El Líder, el comandante Alfredo Whittle. “Fuimos los primeros en llegar a Talcahuano un día después del terremoto. Estuvimos 30 días apoyando en labores de remoción de escombros en la ciudad y sus poblaciones. Fue un trabajo bastante duro porque estuvimos lejos de nuestras familias en un momento delicado para todas las personas incluyendo nuestra dotación, creo que la comunidad quedó satisfecha de la labor efectuada ya que pudimos trabajar directamente con la gente”.
La Armada en los sectores costeros siempre ha sido muy respetada, para nosotros en Talcahuano, Valparaíso y San Antonio, entre otros puertos importantes, tenemos raíces y lazos que nos unen. Fue gratificante estar en esos momentos difíciles junto a la comunidad”.
Una de las labores que cumple la barcaza Valdivia como unidad de la Armada tiene que ver con el traslado de estudiantes de Juan Fernández desde Valparaíso hacia la isla durante los periodos de vacaciones.
Por eso, la dotación de marinos tiene un arraigo especial con esa zona y de ahí que concurriera tras la tragedia a llevar alimentos y materiales de reconstrucción.
Para el teniente Gonzalo  Montserrat, esta experiencia fue impresionante y gratificante a la vez. Primero, se encontró con toda la destrucción causada por la naturaleza en la isla y luego, conoció de cerca la buena recepción de los habitantes locales.
“Periódicamente vamos a Juan Fernández; la última vez, llevamos materiales y la escuela modular que se instaló allá y que vino a suplir la que se había perdido con el maremoto. Fue bien impresionante ver como quedó la isla, porque nosotros la conocíamos como era, con las instalaciones de las personas, de la Armada. Ahora no quedaba nada, el agua arrasó con todo, pero la gente estaba bien dentro de todo”, indicó.
Montserrat, tiene 27 años, es casado y padre de tres niñas (Alexandra, Ignacia y Javiera) es nacido en la zona de El Monte, ahí muy cerca de Talagante. No tenía mucho contacto con el mar, salvo por el hecho de que su padre es ingeniero acuícola y lo fue motivando a seguir la carrera de oficial de la Armada.
“Mi papá trabaja en el Servicio Nacional de Pesca, él siempre estuvo bien relacionado con la parte marítima  y a raíz de eso, me nació la inquietud del mar, conocer la labor del marino. Y me apoyó en todo, nunca hubo problemas a pesar de que postulé ala Armada cuando tenía sólo 16 años.
“En la Armada estoy muy contento; todos los días hay desafíos nuevos. Este 21 de mayo estuvimos en San Antonio y luego regresamos a Valparaíso a seguir con nuestras labores habituales, hace poco estuvimos en Punta Arenas, luego en Talcahuano y Juan Fernández. Así siempre hay algo nuevo que hacer”, aseveró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog