jueves, 1 de abril de 2010

La voz de especialistas

Pero volvamos a la “radiografía” que tomó el equipo de la UNAB en San Antonio.

El director de la carrera de Arquitectura del establecimiento, Juan Mastrantonio, indicó que “la Escuela de Arquitectura Matriz de la UNAB, establecida en Santiago, tenía desde un tiempo anterior, un convenio de cooperación que facilitó el aporte de profesores y estudiantes de la Facultad; la que tiene también una sede en Viña del Mar”.

¿Qué equipo participó en esta actividad.

Participaron dos profesores de Santiago con quince estudiantes y un profesor de la sede Viña del Mar con tres estudiantes titulantes y dos que viven en la comuna de San Antonio que están en cursos de tercer nivel.

¿Dónde se centró el accionar del equipo de la Universidad Andrés Bello.

Dirigidos por la Secplac; la Dirección de Obras Municipales y un equipo coordinador voluntario formado por profesionales ingenieros, constructores y arquitectos, dirigidos por el constructor Patricio Pinto, una gran persona, nos concentramos en la parte alta de Barrancas y Llo Lleo.

¿Qué fue lo más complicado que vieron?

Creemos que lo más "inesperado", más que complicado, fue constatar, una vez más, la fragilidad del sistema social, donde los problemas físicos son sólo una seña que deja al descubierto el terremoto. Esto no es una característica de esta comuna, sino de todas las comunas menos validas de nuestro territorio nacional.

¿Qué reacción vieron de parte de las autoridades locales?

El municipio de San Antonio acudió a la catástrofe de la manera más versada que me ha tocado acudir en casos como éstos. En primer lugar, atendió a cada una de las viviendas y edificaciones, diagnosticando el estado físico y social, lo que constituye un sistema de información exhaustivo, el que es un requisito indispensable para responder con los instrumentos existentes y/o por diseñar, para resolver los tipos de problemas de las edificaciones y las necesidades sociales de todos los habitantes, causadas por el terremoto o puestas en descubiertas por el mismo, sistema informático diseñado con las variables mínimas e indispensables para priorizar una ayuda apropiada.

Realizaron esta actividad con motivo de estudio, ¿o alguien los puede contactar para hacer una evaluación de daños en un edificio privado?

En una última etapa acudimos a casos puntuales de demanda específica en el sector de Llo Lleo que requerían una segunda inspección.

¿Han realizado esta experiencia en otras ciudades?

Hemos apoyado también al municipio de Viña del Mar y también al de Valparaíso, al que seguiremos prestando atención durante un tiempo más prolongado, según nos sea solicitado.

¿El terremoto les ofrece una oportunidad única para estudiar el comportamiento de las edificaciones?

Lamentablemente sí. Pero también nos hace dirigir una mayor atención a los problemas sociales que devienen en daños físicos ante terremotos o simples temporales.

La construcción irregular, que la norma no permite, es un fenómeno socio-territorial que no debemos desconocer. Ese tema es un campo de reflexión propio de la universidad. Las meras normas no pueden impedir la ocurrencia de los fenómenos naturales ni menos los culturales. Una incongruencia a resolver humanamente. La Universidad es la institución, a cargo mayor, en la inoculación de cultura a la sociedad.

En tanto, el estudiante Ricardo López Jaque indicó que “actualmente estoy preparando mi examen de título. Acudí como voluntario a esta actividad. La Municipalidad de San Antonio nos dividió en varios equipos y me impresionó la actitud positiva de los afectados y lo agradecido por nuestra labor. Las autoridades tuvieron una reacción muy buena y una excelente disposición. Creo que la mayoría de las obras de calibre son recuperables, se deberían reestudiar los estándares de calidad dando énfasis a los suelos”.

Para el alumno de la UNAB los sectores más afectados fue la población –socialmente hablando- de menos recursos. “Me impresionó ver en el suelo toda una vida de trabajo. En mi caso sólo quise poner a disposición de la ciudadanía mis conocimientos y mi experiencia en obras, además me gusta ayudar a los sectores desprotegidos. Este sismo sirve de experiencia. Aunque debo agregar que mi seminario de título apuntó a construcciones de adobe que es de lo que conforma la mayoría de las edificaciones, por lo que deberíamos hacer una crítica a ese tipo de edificaciones para poder mejorarlas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog