jueves, 5 de noviembre de 2009

Una oportunidad de trabajo en el Día de Todos los Santos

Hoy se espera que cientos de deudos lleguen a los cementerios de la provincia para recordar sus seres queridos que han partido. Se trata de un momento de reflexión para las familias, pero para otros, es la ocasión de conseguir mejores ingresos en sus negocios

Jaime González tiene 14 años, esta semana no fue al colegio aprovechando que los profesores estaban en paro.

Pero si no hubiera existido la movilización de los docentes en San Antonio al igual que en todo el país, tampoco hubiera ido a clases, porque habría preferido ganarse unas monedas limpiando las tumbas del cementerio parroquial.

Y lo dice sin ningún sentimiento de culpa porque “esta semana es la única semana en que se pone buena la cosa. Así es que hay que aprovechar pa’ hacerse unas moneas”.

Así nomás es.

Porque mientras cientos de familias acuden durante este fin de semana a los campos santos de la provincia a recordar los seres queridos que han dejado este mundo; otros ven en esta ocasión, la oportunidad propicia para mejorar sus ingresos o derechamente hacerse una platita extra.

Es por eso que esta semana no extraña ver una tropilla de niños y jóvenes al ingreso del cementerio portando palas, escobillones, bidones y brochas.

Por unas tarifas que pueden llegar hasta los 3 mil pesos, se encargan de ayudar a los deudos a “echarle una manito de gato” a las tumbas de sus familiares.

Si bien este trabajo puede realizarse durante cualquier época del año, la tradición es más fuerte. Por eso hoy como cada 1 de noviembre, los cementerios estarán llenos.

Volvamos a Jaime.

Con una pala corre detrás de los autos que llegan al cementerio en la parte alta del cerro Alegre a ofrecer sus servicios.

“Me va bien –señala- siempre viene harta gente y ahí voy y les dijo si quieren que les ayude. Casi siempre dicen que sí y ahí uno va y les ayuda”.

¿Y la escuela?

“No, no voy por estos días. No pasa ná.”

Cerca de ahí Alán Ramírez escucha la conversación y también aporta lo suyo. “Aquí uno se hace sus moneas pa’ comprarse cualquier cosa”

¿No las llevas para tu casa?

No, si mis papás saben que yo ando en esto y me dejan porque gano mi plata. Esta semana se pone buena la cosa.

¿Y en qué la gastas?

En cosas pa’ uno. De repente ropa o unas zapatillas, cualquier cosa.

¿Siempre trabajas para esta fecha?

Sí, desde que tengo como 8 años. Al principio me daba caleta de vergüenza.

¿Por qué?

Porque uno no quiere que lo vean. Me daba lata cuando venía gente que me conocía, pero después filo. Total, es un trabajo honrado. El trabajo es trabajo y hay que hacerlo nomah.

¿Y la gente se pone con plata?

Sí, aunque no faltan los que son amarretes. Pero casi siempre caen sus buenos pesos. A veces me hago 3 ó 4 mil pesos.

¿Cuánto es lo más que te han dado?

Chis, una vez me dieron 5 lucas. Agarré el auto en la cancha del Pedro Aguirre Cerda. Claro que igual había cualquier pega, pero 5 lucas no son mala, je,je.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog