miércoles, 25 de agosto de 2010

¿Qué se hace en casa?

Alfredo Osorio, jefe de la Oficina de la Juventud del municipio local, ha trabajado de cerca con este grupo de jóvenes que tienen inclinaciones musicales y artísticas muy arraigadas.
El ha conocido de cerca las ganas de salir adelante, del entusiasmo, pero también de la desconfianza con los representantes del sistema establecido.
“Estamos trabajando con algunas tribus de San Antonio. Antes de todo debemos dividirlos entre aquellos jóvenes que están en organizaciones formales y las no formales. El grueso de los muchachos están en las entidades no formales. Queremos llegar a ellos y una de las formas es a través de estudios.  Recientemente nos asociamos con la universidad Andrés Bello para tener una mejor llegada a ellos y obtener una valiosa información para intervenir”, indicó Osorio.
¿De qué forma se busca generar confianzas?
A través de informaciones, podemos saber cómo se relacionan con el tema de la salud. Hemos tratado de abrir y generar más espacios para los jóvenes. A través de interesarnos en sus cosas tienen más confianza hacia nosotros. Como la mayoría esta en organizaciones no formales, desconfían de la autoridad. Nosotros queremos acercarnos para apoyarlos, no sólo a través de darles dinero, sino que abriendo espacios donde puedan expresarse. Ellos quieren que los escuchen y a eso estamos dispuestos.
¿Cómo es el panorama en San Antonio?
Aquí en nuestra ciudad encontramos grupos de hip hop, góticos, grafiteros, otakus, y algunos que no se han definido mucho, pero que tienen una forma de vida diferente. Quizás no tienen un lugar fijo donde encontrarse porque no acceden a sedes vecinales y eso, así es que se reúnen en plazas. Por eso, nosotros queremos acercarnos a ellos en esos lugares y demostrarle que se pueden hacer cosas.
¿Hay prejuicios sobre el consumo de drogas y alcohol al interior de esos grupos?
Eso es algo que no se puede desconocer. El consumo existe y eso es por algo. Lo lamentable es que como el mundo adulto no le da los espacios, así s e generan más violencia y más rechazo.
Hay que destacar que muchos de estos jóvenes de las tribus urbanas que cuentan con una mediana organización, tienen sus bandas de música y sus grupos de baile. A veces, eso genera ruidos que son molestos para los vecinos y surge la tensión.
Entonces se busca encauzar esta energía…
En el punto de apoyo a los artistas locales, hemos tratado de hacer asociaciones con empresas privadas a través de la responsabilidad social empresarial. Estamos en conversaciones para generar recursos y permitirles a estos jóvenes mostrar sus artes, en tocatas, presentaciones, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog