martes, 21 de abril de 2009

La resurrección de las bicicletas

Montar bicicleta ya pasó de ser una simple recreación o hobby, a ser parte de una necesidad que los individuos sedentarios pueden optar por el bienestar de su salud.
Para las personas con problemas de sobrepeso, el andar en bici puede significar reducir los problemas cardíacos casi en un 50 por ciento. Con el pedaleo, el ritmo  aumenta a su máxima intensidad, mientras que la presión arterial disminuye. Por tanto,  mejora el funcionamiento circulatorio y maximiza el sistema inmunológico.
Esta práctica es ideal para aquellas personas que no han hecho deporte en mucho tiempo. Para la tercera edad puede convertirse en una fuente de salud importante. 
Este tipo de ejercicio permite que el cerebro se oxigene más, lo que posibilita pensar con mayor facilidad. Gracias a esta disciplina, de igual modo, se pueden evitar enfermedades mentales como el estrés y la depresión.
También,  cuida más las articulaciones en comparación con trotar o correr, pues el peso corporal se deposita casi en su totalidad en el asiento de la máquina.
Lo bueno es que no necesita una bicicleta de lujo ni la más moderna, sólo las ganas de hacer deporte y realizar una actividad que beneficiará en gran medida su salud.

¿Y San Antonio?

 

Pero ¿qué hay a nivel local? Recientemente el Club Los Queltehues decidió “tomar el toro por las astas” y promover le uso masivo de este medio de transporte. Para ello, llaman a ciertos fines de semana para compartir un circuito por la ciudad en una actividad netamente recreativa y en la que la familia tiene un rol fundamental.

No es una carrera propiamente tal, sino la posibilidad de disfrutar –tanto adultos como niños- de las calles sin el temor a ser arrollado por un vehículo pesado.

Además esta ocasión ha servido para poner de manifiesto la necesidad de contar con ciclovías en San Antonio, un dispositivo inexistente en nuestra ciudad y que en otros lugares del país ha dado excelentes resultados, tanto en la promoción de la actividad física a través del ciclismo como en temas de seguridad reduciendo al máximo la incidencia de accidentes con automovilistas y peatones.

¿Es eso lo que falta en San Antonio?

Hasta hora queda de manifiesto que no existe mucho respeto entre las partes, ya que es habitual a ciclistas circulando en las veredas de Barros Luco, como a automovilistas simplemente hacer como que no existen aquellos que se trasladan en dos ruedas. Una cosa lleva a la otra, lo que ha creado una falta de seguridad palpable en quienes esporádicamente circulan en bicicletas por el área urbana.

Una persona que conoce de cerca el uso de la bicicleta es el doctor Milton Egaña, encargado provincial de la Subsecretaría de Salud, quien explicó que actualmente existe un proyecto de ley que está en el Congreso, el cual otorga fondos a los municipios para crear ciclovías y aparcaderos de bicicletas.

¿En qué situación se encuentra el proyecto de ley para asignar fondos a los municipios para crear ciclo-vías?

Se encuentra en el primer trámite legislativo en la Comisión de Transportes de la Cámara de Diputados. Lamentablemente se encuentra sin urgencia, lo que puede implicar plazos extremadamente largos para que sea promulgada.

¿Alguna vez en San Antonio se ha presentado un proyecto para crear ciclo-vías o todo pasa por un tema meramente económico?

La idea se ha planteado en varias oportunidades, sin embargo la construcción de ciclo vías, aparcaderos y cualquier infraestructura que facilite el desplazamiento en bicicletas tiene un elevado costo. Por ello es importante contar con una ley, que cree un fondo en el presupuesto de la nación para financiar estos proyectos.

¿Es seguro andar en bicicleta por las calles de nuestra ciudad? ¿Falta respeto?

Lamentablemente no existe la seguridad que quisiéramos. Sin embargo, por el estilo de vida de nuestra ciudad, que es menos neurótica que las grandes ciudades, hay un poco más de consideración con el ciclista. La falta de seguridad se produce al desplazarse en la misma vía que los vehículos motorizados.

¿Los ciclistas utilizan las vías adecuadamente, ya que es habitual encontrarlos en las plazas y en las veredas peatonales?

Cuando el desplazamiento se realiza por las veredas a veces el peatón es poco considerado con la búsqueda de mayor seguridad del ciclista. En las condiciones actuales es preferible utilizar los caminos secundarios, el bandejón central de Barros Luco y en el peor de los casos, las veredas con mucha precaución. La mayor inseguridad está en las calles principales donde se desplazan los vehículos motorizados a mayor velocidad.

¿Qué la ha parecido la asistencia de deportistas y de familias completas a las actividades recreativas del club Los Queltehues? ¿Es una señal importante para las autoridades?

Ha sido maravilloso y tremendamente motivador. Actividades como esas hacen a las personas más felices. También se recrea el que mira. La principal señal para las autoridades es trasmitir los cambios que se requieren. Específicamente lo hemos expresado al reunir firmas para solicitar a la presidenta le de urgencia al proyecto que incentiva el uso de la bicicleta.

¿Cómo ha sido su experiencia personal con la bicicleta?

Llevo muchos años vinculados a la bicicleta. Desde la universidad la he utilizado como medio de transporte. Acá en San Antonio la empleo para moverme dentro de la ciudad. Vivo en la zona rural de Santo Domingo, razón por la que el acercamiento a la ciudad lo hago en vehículo y acá lo cambio por la bicicleta. Como deporte y competitivamente lo estoy haciendo desde hace un año, debido a que no pude seguir practicando atletismo por un problema a mis caderas. Entre mis experiencias más gratas ha sido ver la evolución que han presentado las personas. Hace algunos años para algunas personas verme vestido formal arriba de la bicicleta les llamaba la atención. Más de alguno opinó que era impropio, incluso degradante para un médico desplazarse en bicicleta. Sin embargo, hoy se considera algo normal y digno de imitar. Ya no me gritan ¡Cómprate un auto Perico! Una anécdota que grafica la evolución de pueblos más maduros, es lo que ocurrió en Bélgica cuando Chile firmó el tratado de libre comercio con la Comunidad Europea: La entonces canciller: Soledad Alvear, después de firmado el documento se retiró en un imponente  Mercedes Benz de lujo. El canciller belga tomo el documento, lo puso en el canasto de su bicicleta, y se fue pedaleando feliz. El frac no se arrugó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog