jueves, 5 de marzo de 2009

"Valoro el apoyo que me han dado"




Hoy se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, una jornada que recuerda un incendio ocurrido en una fábrica textil de Nueva York en 1857, donde habrían muerto quemadas las obreras que hacían una huelga, hecho que a la postre se transformaría en un ícono de lucha para las mujeres trabajadoras.
Los orígenes del Día Internacional de la Mujer están ligados a los partidos socialistas de Estados Unidos y Europa, en particular al protagonismo de las mujeres del Partido Socialista Norteamericano que, desde 1908, instauraron unas jornadas de reflexión y acción denominadas Woman’s Day. La primera tuvo lugar el 3 de mayo de 1908, en el teatro Garrick de Chicago, con el objetivo central de hacer campaña por el sufragio y contra la esclavitud sexual.
Hoy en día se conmemora con el objetivo de destacar la importancia de la mujer como fuerza laboral y la lucha que desarrollan para sus reivindicaciones.
En San Antonio se ha comprendido esta realidad y es así como desde hace un tiempo la Oficina de la Mujer destaca a aquellas damas destacadas que han cumplido un rol preponderante en nuestra sociedad.
Una de ellas es Cristina Flores Retamal, quien desde hace 31 años, realiza funciones en la Gobernación Provincial de San Antonio.
Allí labora actualmente, en la oficina de partes de dicha organización; y ahí mismo la sorprendimos al informarle que sería una de las mujeres reconocidas a nivel provincial en esta fecha tan significativa.
Sorpresa mayor, por cuanto señala con su acostumbrado bajo perfil que "no esperaba este reconocimiento. Siempre he hecho mi trabajo de la mejor manera posible, sin esperar por ello algún premio especial".
Pero su labor es importante. Si no que lo digan los cientos de personas de toda la provincia que habitualmente concurren hasta la Gobernación con motivo de algún trámite; ella los debe orientar y guiar en sus gestiones.
Muchos la ven, la saludan, pero no saben cómo se llama ni qué procesión lleva por dentro. Quizás sea una situación por la que atraviesan todos los funcionarios de una repartición pública, un eslabón muchas veces anónimo, pero de suma importancia en la cadena de atención.


Bajo perfil


¿Cuándo comenzó a trabajar en la Gobernación Provincial de San Antonio?
En 1976, cuando era gobernador el coronel Julio Bravo Valdés. Llegué a trabajar como parte del recordado trabajo del Plan de Empleo Mínimo. Hice varias cosas, trabajando al máximo y poco a poco me fui haciendo un ambiente que me tiene más de 30 años aquí.
¿En estos años ha variado al ambiente laboral?
Siempre ha habido un ambiente grato para trabajar. Cada autoridad tiene su sello propio. Quizás antes se compartía más entre los funcionarios. Pero siempre con mucho respeto.
Ahora con respecto del Día Internacional de la Mujer ¿se esperaba este reconocimiento?
No, para nada. Es inesperado. Como decía, me he preocupado todos estos años de hacer mi labor lo mejor posible y tratar de llevarme bien con todas las personas con las que trabajo. A veces se logra y otras veces no. Yo haciendo bien mi pega estoy bien.
O sea de bajo perfil...
Sí, exactamente. No estoy acostumbrada a los reconocimientos y mucho menos a las entrevistas.
¿Se siente grata en su trabajo?
Sí, por eso llevo 31 años en esto. Hay días buenos y malos. Hay ocasiones en que la gente llega a hacer trámites y espera que uno se los solucione de inmediato; o muchos creen que la Gobernación debe tener todas las respuestas y eso no es así. Quizás falta un poco de información en ese sentido. Yo me preocupo de darle una respuesta a la gente y de indicarle a qué oficina recurrir.
Por lo mismo siempre debe estar dispuesta a lidiar con personas en cualquier estado de ánimo…
Exactamente y eso es difícil, porque a veces uno no tiene el mejor ánimo para recibir tantos problemas, pero este trabajo es así y uno debe hacerlo de la mejor manera.


El futuro


Gracias a lo que ella define como un carácter fuerte, Cristina ha sabido enfrentar un momento complicado en su vida y que actualmente la obliga a asistir periódicamente al Hospital Clínico de la Universidad Católica.
"Sufro de esclerodermia reumática -señala- una enfermedad muy complicada y que me está afectado mucho en este último tiempo, con problemas en mis desplazamientos. Es un mal que provoca que me esté secando por dentro. Pero estoy en tratamiento y enfrentándolo de la mejor forma".
¿Ha contado con el apoyo de las personas en su trabajo?
Absolutamente, no tengo nada que decir. Me han apoyado mucho y eso lo valoro.
¿Y cómo ve el futuro?
Con tranquilidad, sé lo que me espera debido a mi enfermedad. Los doctores me indicaron que llegará un momento en que quedaren silla de ruedas. Esto es así; por eso digo que es peor que un cáncer, porque por último, con un cáncer una puede tener un tratamiento que le mejore las condiciones de vida, pero lo mío es irreversible y ataca los puntos neurálgicos del cuerpo.
¿Se ve que ha debido ser fuerte para asumir esto?
Sí, de otra manera no podría ser. Tengo a mi familia muy cercana; siempre hemos sido así, mis padres me enseñaron eso y junto a mis hermanos y sobrinos he tratado de mantenerlo. Además, que uno no puede andar con la cara de pescado –como digo yo- para todos lados. A veces me cuesta levantarme y me resisto a seguir tomando mis remedios, porque son hartos (11 tipos) y muy caros. Pero qué se le va a hacer hay que asumirlo.
¿Es muy religiosa?
Sí, muy católica y Dios me ha dado fuerzas para seguir adelante. El y mis padres. Siempre me acompañan. Dios me tiene aquí y por algo será. Ahora llega este reconocimiento, no lo busqué, pero si llegó en este momento bienvenido sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog