miércoles, 18 de marzo de 2009

¿Qué pasa con el pan? 2

Mauricio Gallego, dirigente panificador sanantonino, se ha informado bastante en el tema y es una voz autorizada; por lo mismo aparece como el vocero de un sector que no está del todo organizado.
Para el dirigente, la actual discusión por el precio del pan se da debido al conflicto que sostienen “agricultores productores de trigo y molineros. Los primeros dicen que venden su producción muy barata y los segundos, dicen que no pueden entregar un precio menor. Yo diría que el precio del quintal no ha variado en relación al costo que tenía en diciembre. Actualmente el trigo que se utiliza en nuestro país es importado; en marzo se esperaba la entrega de la producción nacional lo que hacía generalmente que el precio de la harina descendiera, pero eso no se ha dado hasta el momento”.
¿Ud. diría que el precio del pan debiera bajar en las próximas semanas?
No estoy tan seguro de eso. Creo que debiera mantenerse. No se debe olvidar que en esto hay una serie de factores a considerar. Si todos los insumos que implica la elaboración del pan bajaran por igual, sería lógica un descenso en el precio del pan; pero hasta ahora eso no se ha dado.
¿Qué tanto influyen las microempresas elaboradoras de pan en el precio del producto?
Influyen bastante porque trabajan con otros costos y pueden ofrecer un producto más barato. Muchos trabajan al límite para mantenerse y eso a la larga no es rentable. Ellos no tienen los gastos asociados a una empresa panificadora grande como El Maná, donde hay mucha gente trabajando y que está sometida a una permanente fiscalización de la Inspección del Trabajo, Sanidad y el Servicio de Impuestos Internos. El tema del precio del pan es algo sensible, pero hay que recordar que para nosotros esto es un negocio y como tal hay que generar utilidades para responder a todos los compromisos.
El producto se vende igual…
Sí y por eso le pido comprensión a la gente. En este tema se tiende a pensar que es el industrial el que no quiere bajar el precio del pan. Somos la cara visible de este sector y cuando la gente ve que el pan sube nos reclama a nosotros. A nadie se le ocurriría reclamar ante los agricultores o los molineros.
Con todo el tema de la crisis que se ha hablado. ¿En qué forma lo afecta a ustedes?
Se nota un descenso en el consumo. Quizás la gente compra menos. A principios de mes compran dos kilos, a mitad uno y a fin de mes aún es menor.
¿El futuro es complicado?
No soy pesimista. Nuestros clientes prefieren nuestros productos porque saben que son de calidad. No soy partidario de despedir gente, pese a toda la crisis que se pueda venir. Somos una empresa de sacrificio y como tal afrontaremos lo que venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog