lunes, 29 de diciembre de 2008

Año nuevo en el trabajo


La noche de Año Nuevo es un momento especial que cualquiera desea pasarla en familia, junto a una buena cena y recordando todas las anécdotas que sin duda han dejado huella a lo largo de los años.
El asunto es que mientras las familias se aprestan a disfrutar del show de fuegos artificiales que serán lanzados desde el puerto, hay otros sanantoninos que esa noche estarán poniéndole el hombro en el trabajo.
Sí, así es, deberán trabajar al igual que muchas personas que tienen el sistema de turnos y que por esas cosas del destino justo les toca estar en la oficina o en el negocio el día 31 de diciembre en la noche.
Para muchos sería molesto, pero para otros es cosa del sistema de trabajo nomás, sin mayor dramatismo.
Pues bien, este es el caso de algunos sanantoninos que estarán en el trabajo mientras Ud. mira el show pirotécnico.
En el edificio
Para Víctor Valladares este será el segundo año consecutivo que le toque estar en su trabajo de conserje para la noche de Año Nuevo.
"En realidad uno se acostumbra a esto, hay que hacerlo nomás. La suerte que tengo es que esa noche viene mucha gente al edificio donde trabajo, así es que las horas pasan volando", señala.
Cuenta también que "mi familia viene un rato a verme al trabajo, además aprovechan de ver los fuegos artificiales conmigo y después regresan a la casa. Al otro día haremos algo especial todos".
De esta forma este conserje vive un Año Nuevo diferente. "Hay que estar atentos, porque al sector donde trabajo llega bastante gente por la vista del show de luces de la noche del 31. El asunto es que después dejan la calle llena de botellas, papeles y desperdicios en general. Así es que cuando todos se han ido y siguen la fiesta es su casa, yo me dedico a barrer la calle para que todo se vea lo más ordenado posible".
Atento a los clientes
Para Francisco Medina la situación es algo similar. El atiende una botillería.
¿Puede haber un negocio más solicitado que una botillería en Año Nuevo?
Y vaya que sí lo sabe don Francisco.
"Este trabajo es estresante en la noche de Año Nuevo, pero qué se le va a hacer, hay que aprovechar que las ventas están buenas, pero da una sana envidia ver que muchas personas disfrutan de esta fecha en compañía de sus familias".
Por supuesto que con más de 20 años en este trabajo, Medina sabe "como es la cosa" y no se complica. Ese día de fin de año, faltando pocos minutos para las doce, baja las cortinas del negocio y se va a su casa, cena con la familia, se da el abrazo y rapidito de vuelta al trabajo.
"A esa hora ya hay gente esperando y de ahí estamos trabajando hasta como las 4 de la mañana. Esto se parece al Circo Chamorrro, hay que hacer de todo y claro que tiene su costo, la gente cree que uno es un robot y que no tiene derecho a estar en su casa, pero no todo puede ser perfecto y luego de esta fecha tan importante, se hace algo más chico con la familia".
seguridad ante todo
Bomberos es una de las instituciones de servicio a la comunidad que no tendrá descanso la noche de Año Nuevo. Quién sabe qué tipo de emergencias se puedan suscitar en esta ocasión y para ello, los voluntarios bomberiles deben estar presentes.
Ya se sabe la alta incidencia del alcohol y el exceso de velocidad de muchos conductores, lo que puede provocar más de una emergencia.
Enrique Berríos, secretario general del Cuerpo de Bomberos de San Antonio indica que "en cada cuartel hay cuatro voluntarios que se quedan de guardia. Y justo a las doce, la central de alarmas da el anuncio de hacer sonar las sirenas y se hace un tradicional saludo a la comunidad. Así es que en cada una de las 4 unidades de San Antonio habrá 4 voluntarios de guardia; a ellos se debe sumar un equipo de 8 personas que estará especialmente destacado en el puerto donde se lanzarán los fuegos de artificio".
Pero más allá de dramatizar la situación, los bomberos lo asumen como algo propio de su actividad. "Al interior de cada compañía puede que se haga algo pequeño, pero ojo, ninguno de los voluntarios de guardia puede consumir alcohol. Sabe, lejos de hacer un drama de esto, lo tomamos con naturalidad, muchos de los voluntarios llevamos tanto tiempo en esto (hacer guardia, pernoctar en los cuarteles) que no nos hacemos problemas, porque es lo que nos gusta", señala.
"Esta es una institución muy disciplinada y exige un alto compromiso de parte de sus integrantes ; lo mismo que de sus familias, porque estamos 100% al servicio de la gente y es nuestro estilo de vida".
Así es que mientras Ud, esté brindando con una champaña bien fría y pensando que los fuegos artificiales son más lindos que el año pasado... recuerde que habrá otros sanantoninos en sus puestos de trabajo.
¡Feliz Año Nuevo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog