viernes, 16 de enero de 2009

Cuide a su regalón en verano


Salivación excesiva, secreción nasal abundante, aumento en la frecuencia respiratoria, fiebre y deshidratación, además de alteraciones en la piel son algunas de las manifestaciones físicas que pueden presentar nuestras mascotas al estar expuestas por períodos prolongados a temperaturas superiores a las que pueden soportar sin ninguna protección.
Según explica la doctora Jéssica Toloza, académica de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello, la temperatura corporal promedio de perros y gatos adultos es de 38,5 grados. “Una hipertermia provoca que ésta aumente en 1 o 2 grados, llegando incluso a ponerse en riesgo la vida del animal”.
Poner atención a las señales es vital. Por ejemplo, el jadeo constante, que se observa con una gran proporción de la lengua afuera de la cavidad oral durante períodos prolongados. “En el caso de los gatos, siempre indica problemas. Su postura es siempre compuesta, con la boca cerrada, por lo que ese signo puede significar alguna alteración, dependiendo de los síntomas que estén asociados. En cuanto a los canes, la exposición de la lengua puede indicar la intención de termorregular su cuerpo mediante el jadeo cuando tienen calor, situación que generalmente se acompaña de abundante salivación”, afirmó.


RECOMENDACIONES

En cuanto a los rayos solares, los que están más expuestos son los perros y gatos de pelaje muy claro, y aquellos que tienen la nariz menos pigmentada. Un buen ejemplo de ello es el labrador. “Aplicar un protector solar de factor alto, el mismo que usamos las personas, puede ayudar a protegerlos de las lesiones cutáneas” sugirió la académica
También se debe vigilar el consumo de agua fresca, ya que en verano requieren de mayor cantidad.
Si bien están presentes durante todo el año en distintas etapas de crecimiento, el calor y los focos de humedad son condiciones óptimas para la reproducción de las garrapatas. Se trata de un ácaro, que afecta a perros y gatos por igual.

Ojo con las pulgas

La médico veterinaria Andrea Fernández, de Veterinaria Barros Luco, sostuvo que en el periodo estival las mascotas en San Antonio deben recibir un cuidado especial “en el caso de los gatos y perros se debe tener cuidado con la presencia de parásitos como pulgas y garrapatas que aumentan en forma considerable en esta época del año. De hecho en nuestro establecimiento son motivo de permanente consulta”.
Además la profesional entregó una serie de consejos que los sanantoninos dueños de mascotas deben seguir en este periodo del año. “Fundamentalmente hay que los animales permanezcan al sol en los horarios de mayor calor (entre las 10 y 16 horas), especialmente aquellos de pelajes claros ya que pueden generar complicaciones como carcinomas en las orejas, que son unas especies de costras que le aparecen principalmente a los gatos”, dijo.
Por lo mismo, hay que proveer a las mascotas de una adecuada cantidad de agua para su correcta hidratación y que ésta no se encuentre al sol, ya que un líquido tibio puede ser perjudicial además que el animal no la va a tomar. “Lo mismo pasa con la comida, si la mascota no quiere comer en las horas de calor, hay que darle su alimento más temprano o más tarde. Si es comida casera –que muchas familias utilizan en San Antonio-, o leche esta debe servirse en el momento, puesto que al sol y luego de un tiempo, podría fermentar y generar cuadros de gastritis en algunos animales”, dijo la doctora Fernández.
El pelo es otro factor clave, por un lado permite manejar adecuadamente al animal el tema del calor; y por otro, favorece el control de los parásitos. Esto debe realizarse antes del periodo veraniego.
La doctora Andrea Fernández explicó que “uno de los problemas habituales en San Antonio es que muchas mascotas sufren con la espigas de pasto que se incrustan entre los dedos de las patas, las orejas e incluso la nariz. Es habitual encontrarnos en esta fecha con cuadros como estos, por lo que es obligación que los dueños de mascotas hagan una revisión de este tema”.
Ah y un aspecto muy importante que enfatiza la profesional, es que una mascota que viene de otra ciudad, debe acostumbrarse a un nuevo entorno, con otros animales y personas diferentes, por lo que se debe poner especial atención a las actitudes territoriales que pueden generar conflicto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog